ACÉRCATE: DIOS QUIERE QUE LO CONOZCAMOS

This post is also available in: English (Inglés)

Es un pensamiento asombroso que Dios quiere que tú y yo lo conozcamos. Dios desea que nos acerquemos a Él. Si no lo quería, no habría dicho: «Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros» (Santiago4:8a). ¡Qué invitación! ¿Lo aceptarás? Dios te está llamando; acércate para que Él pueda acercarse a ti. Si quieres acercarte más a Dios, todo lo que necesitas hacer es acercarte a Él.

¡Dios te ama! Sé que sabemos esto, pero ¿entendemos que Dios quiere pasar tiempo con nosotros? Sabemos que debemos leer Su Palabra y orar. Sin embargo, ¿lo hacemos como una tarea o es algo que hacemos para acercarnos a Él? Cuando deseamos conocer más a Dios, leer la Biblia y orar ya no es una tarea o un deber, sino más bien un deseo interno.

Cuando tratamos de leer la Biblia y orar porque debemos, se vuelve muy duro y seco. Sin embargo, cuando nos damos cuenta de que tenemos el privilegio de conocerlo mejor, esta es la forma en que se vuelve mucho más fácil y deseable. Veamos algunos beneficios de acercarse a Dios:

1.      Acércate porque ya no somos huérfanos

Si me amáis, guardad mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros. Juan 14:15-18

Dios quiere tanto tener una relación íntima contigo que te envió un Consolador, el Espíritu Santo. Acércate, porque ya no eres huérfano. Eres un hijo o hija de Dios. Dios nos ha acercado a través de su Espíritu Santo. Ahora que su Espíritu Santo vive dentro de nosotros podemos acercarnos a Él. 

Dios quiere que te identifiques con Él como tu Padre. Tal vez tu Padre terrenal te decepcionó o lastimó, pero tu Padre Celestial nunca lo hará. Dios quiere estar cerca de ti. Jesús dijo: «el que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él» (Juan14:23b).Otra promesa maravillosa: ¡Dios quiere hacer su morada en ti!

2.      Acécate para experimentar a Dios.

He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto” (Lucas24:49).

En esta Escritura Jesús los está preparando para la llenura del Espíritu Santo. Él les estaba diciendo que esperaren en Dios o acerquemos a Él. Al hacerlo, ellos tendrían una experiencia con Él. Hay momentos en nuestras vidas en los que Dios quiere ser más real para nosotros que antes. Algunas personas están felices de saber que Jesús los salvó, pero hay mucho más experimentar en la experiencia de la salvación.

Puedes conocer su poder. Invitó a sus discípulos a esperar hasta que recibieran poder. Él no quería que predicaran hasta que lo tuvieran. El cumplimiento de esto se encuentra en Hechos 2:1-4. Dios todavía quiere que sus discípulos tengan esta experiencia con poder. Esta experiencia no fue sólo para los apóstoles. Si lo fuera, entonces los gentiles no lo habrían experimentado en Hechos 10:44-48.

Hay muchas más experiencias que Dios quiere tener contigo. Él quiere encontrarse contigo. No solo haga de esto un «tiempo establecido» de vez en cuando. Elige buscar a Dios todos los días.  Él espera a que te acerques a Él. ¡Él disfruta de nuestro tiempo con Él!

3.      El apóstol Pablo anhelaba acercarse para experimentarlo

a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte (Filipenses 3:10).

Este versículo vino de un hombre que tuvo una experiencia de salvación asombrosa en Hechos 9. Sabía que se había salvado. Había visto muchos milagros poderosos. Sin embargo, todavía deseaba conocer más a Dios y experimentar el poder de su resurrección. ¡Siempre hay más en Dios!

Pablo estaba cerca de Dios. Recibió muchas revelaciones. Dios lo usó de maneras tan poderosas. Su secreto era que anhelaba acercarse a Dios. Cuanto más experimentemos a Dios, más querremos experimentarlo.

4.      Acércate para que experimentas más de Él.

para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.(Efesios 3:16-19).

El amor del Padre está tan cerca de ti. Puedes invocarlo en cualquier momento. Eres aceptado y puedes acercarte a Él. ¡Permítele venir y hacer Su morada en ti! ¡Acércate hoy!

Steven Stoffelsen

Autor de Trusting God’s Timing

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Ir a la barra de herramientas