Avivamiento

Avivamiento: ¿Está Ardiendo Tu Corazón?

This post is also available in: English (Inglés)

Recientemente mi esposa, Karla, y yo, tuvimos el privilegio de visitar un lugar llamado Grimsby beach. Este fue el lugar donde comenzó el Tercer Gran Despertar. He visitado Grimsby, Ontario muchas veces, había oído que tenía raíces de avivamiento. Me imaginé que era un pequeño avivamiento, algo que no mucha gente conocía. Sin embargo, al visitar el lugar, podíamos sentir la paz y presencia de Dios que era tangible.  Muchas personas pueden pasar por este lugar sin pensarlo dos veces, pero para nosotros los pentecostales debemos entender su significado.

Siempre me ha gustado estudiar la historia de la Iglesia. Me han atraído particularmente los Grandes Despertares. Los libros de la historia no suelen informar que las chispas del avivamiento comenzaron en Hamilton y Grimsby, Ontario. Habla de las poderosas obras que ocurrieron en Irlanda y Gales, pero nada sobre Canadá. Me alegré de haber encontrado este artículo que habla de los orígenes del Tercer Gran Despertar.

Si conoces a Karla y a mí, sabes que el avivamiento arde en nuestros corazones. Deseamos estar en la primera línea de un avivamiento. Nuestra oración es que el avivamiento se despierte en todos los lugares que visitamos. Dios está queriendo derramar su Espíritu de maneras poderosas. Hagamos que buscar a Dios sea nuestra prioridad.

Veamos una historia bíblica familiar para aprender cómo hacer que nuestros corazones ardan por Jesús. Nos está llamando a una relación más profunda con El, donde nuestros corazones arden con pasión para ver a Dios moverse.

1. Acércate a Jesús para tener un corazón para el avivamiento

Y he aquí, dos de ellos iban el mismo día a una aldea llamada Emaús, que estaba a sesenta estadios de Jerusalén.E iban hablando entre sí de todas aquellas cosas que habían acontecido. Sucedió que mientras hablaban y discutían entre sí, Jesús mismo se acercó, y caminaba con ellos. Mas los ojos de ellos estaban velados, para que no le conociesen.  Lucas 24:13-16

Estos discípulos sentían que recientemente les habían quitado a Jesús. Lo vieron morir en la cruz. Estaban tristes y conversando unos con otros acerca de Jesús. Mientras hablaban, Jesús se les apareció y ni siquiera lo reconocieron.

A veces podemos centrarnos tanto en nuestras dificultades y circunstancias que ni siquiera nos damos cuenta de que Jesús está allí con nosotros.

2. En el avivamiento las cosas suceden de manera diferente de lo que pensábamos

Pero nosotros esperábamos que él era el que había de redimir a Israel; y ahora, además de todo esto, hoy es ya el tercer día que esto ha acontecido.  Lucas 24:21

Los discípulos esperaban que el Mesías viniera de una manera diferente a la que vino. Pensaron que vendría a luchar contra los soldados romanos y los liberaría de su opresión. No se dieron cuenta de que Jesús vino a liberarlos espiritualmente. Vendría con poder espiritual y no con fuerza.

A veces podemos pensar que sabemos cómo será el avivamiento. Estudiamos los avivamientos del pasado; vemos algunas similitudes y luego suponemos que Dios hará las mismas cosas. Sin embargo, esa es la forma en que ponemos a Dios en una caja. Debemos entender que Dios quiere venir de una manera nueva. Quiere hacer algo nuevo. Puede que el avivamiento no siempre llegue como pensábamos.

Dios quiere que tengamos hambre por más de Él. Quiere que tengamos un deseo abrumador de que su presencia toque y cambie nuestras vidas y las de nuestra generación. Dios hace las cosas de manera diferente de lo que percibimos que las hará.

¿Cuántos le han pedido a Dios que cambie su horario o que interrumpa sus planes? Creo que todos los que tenemos hambre por Dios lo hemos pedido. Ahora, durante COVID-19, Dios ha hecho precisamente eso. Pensamos que Dios sólo interrumpiría uno o dos días, pero para algunos ha volteado nuestros meses completamente. Sin embargo, debemos seguir confiando en El. Está preparando al mundo para el avivamiento como nunca lo hemos visto.

3. Cuanto más nos acerquemos a Jesús, más nos mostrará

Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían. Lucas 24:27

Los discípulos habían pensado de una manera, pero Jesús hizo las cosas de una manera diferente. Sin embargo, mientras caminaban con Jesús, comenzó a abrirles las Escrituras. Las cosas que habían leído y con las que estaban familiarizados ahora se les estaban explicando con una nueva luz.

Esto también nos sucederá cuando caminemos de cerca con Jesús. Nos mostrará su corazón para el avivamiento. El Espíritu Santo nos mostrará las Escrituras con una nueva luz. Comenzaremos a ver las cosas de una manera diferente de que las habíamos entendido antes. Acérquense a Él.

4. El renacimiento durará más tiempo y llegará más allá de lo que esperamos que vaya

Llegaron a la aldea adonde iban, y él hizo como que iba más lejos. Mas ellos le obligaron a quedarse, diciendo: Quédate con nosotros, porque se hace tarde, y el día ya ha declinado. Entró, pues, a quedarse con ellos. Lucas 24:28-29

Jesús estaba dispuesto seguir en el camino. Los discípulos tuvieron que convencerlo para quedarse con ellos. ¿Quieres que el avivamiento dure mucho? ¿Anhelas más? Pídele a Jesús que se quede. Permite al Espíritu Santo a interrumpir sus reuniones y esperar que haga precisamente eso.

5. El deseo para avivamiento querrá que Su Presencia permanezca

Mas ellos le obligaron a quedarse, diciendo: Quédate con nosotros, porque se hace tarde, y el día ya ha declinado. Entró, pues, a quedarse con ellos. Lucas 24:29

A pesar de que todavía no habían reconocido que era Jesús que estaba caminando con ellos, anhelaban más. Querían que se quedara con ellos. A medida que tenemos hambre de avivamiento, nuestro deseo es la presencia de Dios. No podemos tener suficiente. Quieres quedarte ahí por largos períodos de tiempo. Ya no puedes estar satisfecho con un pequeño toque del cielo. Quieres experimentar más.

Jesús también disfrutó de su compañía. Debido a que lo habían invitado, decidió quedarse. ¿Con qué frecuencia invitas a la Presencia de Jesús a permanecer contigo? Quiere permanecer contigo; no sólo visitar por un corto tiempo. Su Presencia no tiene que irse. Puedes invitarlo a quedarse todo el tiempo que quieras.

6. La Presencia de avivamiento abrirá nuestros ojos

Y aconteció que estando sentado con ellos a la mesa, tomó el pan y lo bendijo, lo partió, y les dio. Entonces les fueron abiertos los ojos, y le reconocieron; mas él se desapareció de su vista. Lucas 24:30-31

Si quieres recibir una revelación más profunda, debes permanecer en su presencia. No más oraciones de microondas. Permanezcan en él. Déjalo que se quede contigo. Su Presencia siempre está disponible para ti. Quédate con El hasta que te revele cosas nuevas.

7. Cuando nuestros corazones arden con fuego de avivamiento, debemos testificar

Y se decían el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras? Y levantándose en la misma hora, volvieron a Jerusalén, y hallaron a los once reunidos, y a los que estaban con ellos, que decían: Ha resucitado el Señor verdaderamente, y ha aparecido a Simón. Entonces ellos contaban las cosas que les habían acontecido en el camino, y cómo le habían reconocido al partir el pan. Lucas 24:32-35

Una vez que recibieron la revelación de quién era Jesús, todo tenía sentido. Habían sentido fuego ardiendo en sus corazones, pero aún no lo habían identificado. Puede haber habido alguna sospecha, pero no estaban seguros hasta que vieron los agujeros en sus muñecas. Al permanecer en su Presencia, se les reveló.  

Ahora tenían que decírselo al mundo. Cuando el avivamiento arde dentro de nosotros, no podemos permanecer callados. Debemos contarle a los demás quién es Jesús. El fuego interior nos hace hablar.

Conclusión:

Deja que el fuego de Dios arda en tu corazón hoy. Pídele más. Permanece más tiempo en su Presencia. Quédate hasta que te revele algo. Escucha su voz. Hoy te hablará. Su fuego consumirá quién eres. Tu vida no seguirá siendo la misma.

Steven Stoffelsen

Autor de Trusting God’s Timing

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *