Imitando al Padre: Creciendo En Su Imagen

This post is also available in: English (Inglés)

Si has sido cristiano durante cualquier cantidad de tiempo probablemente deseas estar imitando al Padre. A medida que crecemos en Cristo, nuestro deseo más importante es imitar al Padre lo mejor que podamos. Jesús fue nuestro principal ejemplo de cómo imitar al Padre porque nos mostró la voluntad de su Padre.

En mi último blog, Revelación del Corazón del Padre – Tu Eres Hijo de Dios, hablé de la importancia de conocer a Dios como nuestro Padre. Esta revelación es tan importante, pero muchas personas la pierden.

Puesto que conocemos a Dios como nuestro Padre, deseamos imitarlo. Quiero ser como mi Padre Celestial. A menudo, de niño me decían que era ‘la viva imagen de mi padre’. Por supuesto, estaban hablando de mi padre terrenal. Esto es genial; sin embargo, quiero ser la viva imagen de mi Padre Celestial.

Entonces Dios dijo: «Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Génesis 1:26, 27

Fuimos hechos a su imagen. Vamos a aprender a ser como El.

1.    Imitando vendrá naturalmente

No tenemos que esforzarnos por las cosas de su naturaleza. Ya nos ha dado. Debemos caminar en ellos. A medida que caminemos en su voluntad, más automáticamente seremos transformados en su imagen. A veces imitamos a nuestro padre sin darnos cuenta. Ahora que soy más grande, a menudo me doy cuenta de que tengo muchos rasgos de mi padre. Yo no trabaje por ellos, algunos que ni siquiera he querido; sin embargo, están allí.   Cuando a buscar de Dios hacemos nuestra máxima prioridad, vemos que se formará en nosotros. ¡Dios ya vive dentro de ti!

Relájate, deja que Dios derrama su Espíritu en ti. Aprende a obedecer cuando te lo indique. Sigue su guía. Actuarás como El antes de que te des cuenta. Sí, usted fracasará a veces, sin embargo, el hará que camines en la victoria, porque ¡siempre nos lleva en triunfo!

Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento. 2 Corintios 2:14

2.      Conoce a tu Padre

Esta es la clave. Debemos conocer a nuestro padre. Por supuesto, algunos rasgos vendrán automáticamente a medida que nacimos con ellos. Por lo tanto, las personas que crecieron sin un Padre a menudo terminan igual que ellos. La mayoría de los hombres con los que trabajo han seguido los pasos de su padre. No querían ni trabajaban en ello. Solo paso automáticamente.

Cuanto más conozcamos a nuestro Padre Celestial, más llegaremos a ser como El. Llegamos a conocerlo leyendo la Biblia y buscando su rostro. A veces creemos que debemos hacer un montón de cosas para llegar a ser como El, pero en realidad, sólo necesitamos conocerlo mejor.

Hagan tiempo cada día para buscarlo. Lee su Palabra. No lees y escuches solamente de otros predicadores. Haz su presencia una prioridad en tu vida. Al hacerlo, descubrirás que te transformas a su imagen.

3.      Imitando porque está en su ADN

Es parte de lo que eres. Él Vive dentro de ti. ¡No puedes evitar ser como el! ¡Al igual que tu heredaste rasgos de tu padre terrenal, también has heredado rasgos de tu padre celestial! Actuarás como El, a veces sin saber que lo haces.

Cuanto más lleguemos a conocerlo, más lo veremos trabajando en nosotros transformándonos a su imagen. Deja que su presencia controle tu vida.

a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria. Colosenses 1:27

Conclusión:

Descansar en el hecho de que tu Padre Celestial está trabajando en ti para ser más como El. Busca su presencia. Lee su palabra, pero deja que te transforme. Cuanto más lo busques, más llegarás a ser como El. Su corazón será tu corazón.

Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros. Gálatas 4:19

El deseo de Pablo por todos los cristianos era que llegaran a ser como Cristo. No sólo quiero llegar a ser como Cristo, también me gustaría que otros se unieran conmigo imitando al Padre. ¡Oro para que se conviertan en la imagen de Dios!

Steven Stoffelsen

Autor de Trusting God’s Timing

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Ir a la barra de herramientas