Intimidad: El llamado durante el COVID-19

This post is also available in: English (Inglés)

Si eres alguien como yo, has empezado a preguntarte: «Señor, ¿qué hago ahora?» En medio de todo el caos y el pánico debemos encontrar nuestra paz. Sólo puedes encontrar paz en nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Al tomarme un tiempo para reflexionar y buscar el rostro del Señor, veo que quiere una cosa para Sus hijos. Nos está llamando a la intimidad con El. Es un llamado único a encontrar la verdadera intimidad con tu Padre Celestial.

Mi esposa y yo somos misioneros y todo lo que hacemos depende de estar con otras personas. Ya sea que estemos en el país al que servimos o en casa, siempre estamos cerca de la gente. Esto es parte de lo que somos y lo que hacemos. Ahora, debido a COVID-19 nos han pedido que nos auto aislamos y nos quedemos en casa. Nos encanta visitar a la gente, predicar en diferentes iglesias, poner nuestras manos sobre los enfermos, pero se nos ha pedido que nos quedemos en casa.

Esto es difícil de hacer cuando todo lo que haces se hace fuera de casa. Todo mi horario se ha puesto patas arriba (muchos otros están enfrentando esto también). Las iglesias que normalmente visitaríamos han cancelado sus servicios. Cuando normalmente viajaríamos, nos quedamos en casa. Hay mucho trabajo en casa que necesito poner al día, pero parece extraño no salir y cuando lo hacemos es para ver todo cerrado.

Esta vez en casa es un llamado de atención para nosotros, para ti y para todos los demás cristianos. Dios nos está llamando a una intimidad más profunda con Él. Está liberando nuestros horarios, así que lo buscaremos. En lugar de miedo, elegimos la fe.

Por favor no me mal interprete. No estoy diciendo que Dios mandó la plaga. Jamas lo hará esto. Mas bien debemos tomar ventaja al tiempo que tenemos. Busquemos tener mayor intimidad con Dios.

1. Intimidad para escuchar la voz de Dios

No tengas miedo de auto aislamiento. Tómalo como un momento para buscar el rostro de Dios. últimamente una historia bíblica ha estado hablando a mi corazón y esa es la historia de Elías. Recuerda cuando se deprimió y quiso morir. Dios lo animó, le envió un ángel y comida lo sostuvo durante cuarenta días. Mientras tanto, después de este gran avance fue a esconderse en una cueva. Por lo tanto, se podría decir que se auto aisló.

Y allí se metió en una cueva, donde pasó la noche. Y vino a él palabra de Jehová, el cual le dijo: ¿Qué haces aquí, Elías? El respondió: He sentido un vivo celo por Jehová Dios de los ejércitos…Él le dijo: Sal fuera, y ponte en el monte delante de Jehová. Y he aquí Jehová que pasaba, y un grande y poderoso viento… pero Jehová no estaba en el terremoto.Y tras el terremoto un fuego; pero Jehová no estaba en el fuego. Y tras el fuego un silbo apacible y delicado.Y cuando lo oyó Elías, cubrió su rostro con su manto, y salió, y se puso a la puerta de la cueva. Y he aquí vino a él una voz, diciendo: ¿Qué haces aquí, Elías? 1 Reyes 19:9-13 RVR 1960

Cuando Elías reconoció la voz del Señor, salió de la cueva. Mientras estaba aislado, oyó la voz de Dios. Dios nos llama durante este tiempo para escuchar Su voz. Observa en el versículo 13 que dice cuando Elías el Profeta la oyó, conoció la voz porque estaba familiarizado con ella. Lo había oído muchas veces antes.

2. La intimidad trae sueños y visiones

En este tiempo, al escuchar Su voz, también debemos estar listos para ver sueños y visiones. Cuando somos íntimos con Dios, nos muestra las cosas por venir. Creo que Dios está queriendo quitar muchas distracciones para que busquemos Su rostro más.

¿Recuerdas la historia de Daniel cuando decidió apartarse? Recibió una poderosa visión profética.

Y el día veinticuatro del mes primero estaba yo a la orilla del gran río Hidekel. Y alcé mis ojos y miré, y he aquí un varón vestido de lino, y ceñidos sus lomos de oro de Ufaz. Su cuerpo era como de berilo, y su rostro parecía un relámpago, y sus ojos como antorchas de fuego, y sus brazos y sus pies como de color de bronce bruñido, y el sonido de sus palabras como el estruendo de una multitud.Y sólo yo, Daniel, vi aquella visión… Daniel 10:4-7a RVR1960

Este es un momento como ningún otro en el que Dios está haciendo un camino y despejando nuestros horarios para que podamos buscar Su rostro. A medida que lo hagamos, nos mostrará sueños y visiones. Esto sucederá más en los últimos días (Hechos 2:17). Permita que Dios le muestre cosas por venir. Aproveche este tiempo lejos de la gente.

3. La intimidad hace que lo conozcamos más

Cuando Pablo escribió su carta a los filipenses estaba en prisión. Por lo tanto, no había nadie más por allí. No tenía televisión, internet ni electricidad. Sin embargo, tenía tiempo en sus manos donde buscaría a Dios y escribiría cartas a las iglesias de las que somos bendecidos. Mientras buscaba a Dios y encontrar la intimidad con él, escribió estas palabras:

Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo,y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte, si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos. Filipenses 3:8-11 RVR1960

Dios quiere que lo conozcas más íntimamente que nunca. Quiere que conozcas el poder de Su resurrección. Estas son cosas poderosas que deberíamos estar buscando durante este tiempo.

Conclusión

No dejes pasar un momento como este. COVID-19 no es nada de lo que tenemos que temer porque Dios nos ha dado muchas promesas y las guarda. y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador. (Éxodo 15:26 RVR1960).

Los ángeles acampan a nuestro alrededor. Por lo tanto, tenemos protección en todos los lados. “El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen,
Y los defiende
.” Salmos34:7 RVR1960. Dios está a tu lado. Aprende a ser íntimo con El. Escuchen Su voz. Sé receptivo a los sueños y a las visiones. ¡Estamos en un momento en el que la iglesia necesita levantarse!

No te escondas en una cueva, sino que prepares tus oídos. No te han metido en prisión, pero tu deseo debería ser conocerlo más. La intimidad con Él es a lo que Dios nos llama.

Para inclinarse más acerca de la búsqueda de Dios y tener intimidad con él, por favor lea mi blog «Encuentro con Dios- Construyendo un lugar de encuentro para el Señor.

Steven Stoffelsen

Autor de Trusting God’s Timing

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Ir a la barra de herramientas