luz

Luz: Brilla Fuertemente En Este Mundo Oscuro

This post is also available in: English (Inglés)

Dios nos ha llamado a ser luz. Debemos brillar en los lugares más oscuros. De hecho, Jesús espera que seamos la luz. Esto es interesante porque parece que recordamos que Jesús es la luz del mundo (Juan 8:12) Sin embargo, parece que olvidamos que Jesús dijo lo mismo de nosotros. ¡La luz está dentro de nosotros esperando para brillar fuertemente en este mundo oscuro!

Jesús nos dio un mandato bastante fuerte porque sabía que teníamos una obra importante que hacer. A veces pensamos en ser luz como hacer cosas caritativas, alimentar a los vagabundos, dar ropa al necesitado, compartir a Jesús, etc. Aunque todas estas cosas son buenas, no era lo que Jesús quería decir al ser la luz. Debemos hacer estas cosas, pero para ser la luz hay mucho más.

Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. Mateo 5:14-16

Debemos llevar o brillar su luz. Esta luz nunca se apagará ni se oscurecerá. No intentas ocultar la luz. Deja que brille a través de ti. Al hacer esto, glorificarás a tu Padre. Glorificas a tu Padre siendo la luz, pero no es la forma en que piensas.

1.      Los milagros hacen que la luz brille.

Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento.  Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego? Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él. Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar. Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo. Dicho esto, escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego, y le dijo: Ve a lavarte en el estanque de Siloé (que traducido es, Enviado). Fue entonces, y se lavó, y regresó viendo.  Juan 9:1-7

Aquí Jesús afirma que él es la luz del mundo. Dice que debe hacer las obras de aquel que lo envió. Al decir estas cosas, sanó a la persona enferma. Por lo tanto, esto es lo que significa ser la luz. Tú haces las obras que hizo. Si él hizo milagros, tú también lo harás.

Si quieres brillar como la luz en el mundo, entonces debes hacer las obras que él hizo. No sólo alimentó a los hambrientos. No sólo le dio a la gente las cosas que necesitaban después de una tormenta. Sanó sus cuerpos, liberó a los atados y les mostró al Padre.

No estoy en contra de las buenas obras. Mi esposa y yo hacemos muchas de las cosas que mencioné, pero queremos hacer algo más que llenar el estómago de la gente. Queremos que la gente encuentre a Jesús a través de nosotros.

2.      La luz causa que muestres misericordia y perdón.

Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?  Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más. Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. Juan 8:10-12

Fíjate una vez más cuando Jesús mencionó que era la luz del mundo. En contexto, está diciendo que, al mostrar misericordia y perdón, estaba siendo la luz. Debemos ser personas que siempre muestren misericordia  y perdón. No podemos juzgar y condenar a las personas y decir que somos cristianos. Incluso si las cosas que la gente está haciendo son pecaminosas, no necesitamos señalar eso. Debemos señalarlos a Jesús y su perdón por los pecados.

Los religiosos acusaron. Tenían una excusa para odiar y asesinar a esta mujer. En consecuencia, la luz expuso lo que había en sus corazones. Jesús no les dijo nada. Sus propios pecados comenzaron a parecer pecaminosos al ver la misericordia y el perdón de Jesús.

3.      Es hora de brillar nuestras luces en este mundo oscuro como Jesús nos dijo hacer.

Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia. Mateo 10:7-8

Así es como podemos brillar como luces. Hagan las mismas obras que Jesús. Nos llamó para hacer milagros. Jesús nos encargó hacer las mismas obras y aún mayores que las que hizo (Juan 14:12). Los milagros deben ser un estilo de vida para nosotros.

Jesús no desperdició ni un minuto de su vida aquí en la tierra. Hizo lo que se tenía que hacer. Nos enseñó a brillar. Brillamos a través de milagros, misericordia y perdón. Nos damos cuenta de que todo lo que tenemos es a través de él. Nos dio lo que no nos merecíamos. Debemos mostrar a la gente que Jesús hizo lo mismo por ellos.

Conclusión:

Deja que su luz brille a través de ti. Decide hacer que milagros sean parte de tu vida. No seas cristiano solo cuando vayas a la iglesia. Vive como Cristo dondequiera que vayas y hagas.

Steven Stoffelsen

Autor de Trusting God’s Timing

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *