Las señales deben seguir – Ver milagros diariamente

This post is also available in: English (Inglés)

Las señales, prodigios y milagros deben ser una parte diaria de nuestra vida cristiana. Una cosa que he notado en mis viajes a diferentes iglesias, ministerios y eventos cristianos es que la mayoría de las personas creen que Dios puede hacer milagros, pero muchos no extienden su fe para ver tales milagros. Creo que Dios quiere hacer más milagros de los que estamos viendo, pero no hacemos nuestra parte. Nuestra parte es orar, creyendo que Dios lo hará.

Durante los últimos años, nuestro objetivo es que en cada servicio hagamos espacio para que Dios haga milagros. De la misma manera, que después de cada servicio damos a las personas la oportunidad de recibir a Jesús en sus corazones, también llamamos a orar por los enfermos.  Le pedimos a Dios palabras de conocimiento (1 Corintios 12:8). Las personas responden al tener la enfermedad y muy a menudo se sanan después de la oración.

Si quieres ver más señales, maravillas y milagros operando a través de tu vida, te animo a seguir leyendo. ¡Te daré algunas verdades muy importantes para ayudarte a vivir una vida de milagros! ¿Estás listo?

1.      Las señales deben ser parte de nuestra vida diaria

Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían. Amén.  Marcos 16:20

Este versículo no sólo terminó con los apóstoles. La Palabra de Dios está escrita para toda la eternidad. Dios quiere cumplir este versículo en nuestras vidas. Cuando prediquemos el Evangelio, también veremos que las señales nos sigan. Siempre debemos esperar que las señales sigan nuestro mensaje.

Las señales nos señalan algo. En este caso nos señalan a Jesús. Las señales demuestran que Jesús está vivo, poderoso y que está trabajando hoy. Los milagros no solo se limitan a la iglesia. Dios quiere hacer milagros donde quiera que estemos dispuestos. Dios quiere que tengas hambre de ver más milagros en tu vida.

2.      Las señales siguieron a Jesús entonces deben seguir a nosotros.

En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñarHechos 1:1

Jesús no sólo enseñó. Este versículo nos muestra que Él también lo hizo… ¿Qué hizo? ¡Milagros! La mayoría de la gente está de acuerdo que cuando Jesús predicó vio señales. Algunos también estarán de acuerdo que los primeros apóstoles también lo vieron. Sin embargo, por alguna razón, la gente parece tener disensión sobre si las señales nos seguirán. Los milagros no sólo debían seguir a los evangelistas y apóstoles, sino que también debían seguir a cada creyente.

También vemos que Jesús comenzó un nuevo movimiento. Los milagros debían seguir a cada creyente después de Él. Si no has experimentado a Dios hacer un milagro a través de tu vida, te lo estás perdiendo. ¡Cree que Dios hoy hará un milagro a través de ti! Jesús hizo milagros entonces sus discípulos deben hacerlos también.

3.      Necesitamos señales, maravillas y milagros.

Descendió Jesús a Capernaum, ciudad de Galilea; y les enseñaba en los días de reposo. Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con autoridad.Estaba en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu de demonio inmundo, el cual exclamó a gran voz, diciendo: Déjanos; ¿qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Yo te conozco quién eres, el Santo de Dios.Y Jesús le reprendió, diciendo: Cállate, y sal de él. Entonces el demonio, derribándole en medio de ellos, salió de él, y no le hizo daño alguno. Lucas 4:31-35

¿Alguna vez te has detenido a pensar en este pasaje de las Escrituras? Muestra que un hombre poseído por demonios estaba en la sinagoga. Me pregunto si apareció semana tras semana o estaba allí porque sabía que Jesús estaba allí. ¿Apareció este hombre poseído por demonios y pasó desapercibido durante tanto tiempo? 

La gente puede venir a las iglesias y tener muchos problemas, incluso ataques demoníacos. Sin embargo, a menudo pasan desapercibidos. La gente no siente la convicción por el mensaje evangélico que se predica. Hemos aprendido a esconder bien a los demonios. Sólo cuando Jesús apareció fue expulsado el demonio. Debemos estar llenos de la unción de Dios para echar fuera demonios porque todavía existen hoy en día.

Cuando la unción llega a un lugar los demonios no pueden permanecer callados, se vuelven inquietos y comienzan a interrumpir la reunión. Esto debería suceder más a menudo en nuestras reuniones. ¡Debemos ver el poder de Jesús para liberar al hombre poseído!

Conclusión:

De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre.  Juan 14:12

¿Dónde están las obras mayores que Jesús prometió? Debemos empezar a creer en esta promesa. Jesús desea hacer grandes obras a través de ti y de mí. En otras palabras, ¡Él quiere hacer milagros a través de ti!

Ya no deberíamos querer vivir una vida sin milagros. Jesús dijo que los veríamos.  Los milagros no terminaron con los apóstoles originales. Si lo hicieran, no habríamos visto tantos milagros a lo largo de los años. Dios ha usado a muchos hombres y mujeres de Dios para realizar milagros. ¡Ahora es tu turno! ¡Sal y pon tus manos sobre los enfermos! ¡Mira cómo Dios los sana!

Steven Stoffelsen

Autor de Trusting God’s Timing

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Ir a la barra de herramientas